Mindfulness o atención plena.

Habitualmente en consulta y en mis talleres, utilizó técnicas basadas en Mindfulness. Hoy me encantaría contestar a las preguntas que habitualmente surgen cuando se presenta esta palabra por primera vez en nuestras cabecitas. 

¿Qué es el Mindfulness?

Desde mi perspectiva, no hay ninguna definición absoluta. Salvo la que cada meditador desde su propia experiencia le de.  No obstante, teóricamente el mindfulness o atención Plena, es, tal y como la define Kabat-Zinn (1990), la conciencia que surge de prestar atención de forma intencional a la experiencia tal y como es en el momento presente; sin juzgarla, sin evaluarla y sin reaccionar a ella. Se trata de dirigir la atención al aquí y ahora, con compasión, interés, apertura y amabilidad, independientemente de si la experiencia resulta agradable o desagradable.  

La práctica de la atención plena tiene siete premisas básicas: no juzgar, no esforzarse, paciencia, mentalidad de principiante, confianza, aceptación y flexibilidad.

¿Por qué practicar mindfulness te puede cambiar la vida? ¿Qué beneficios tiene?

La práctica de Mindfulness o Atención Plena está integrándose a la  Medicina y Psicología de Occidente desde los 80’. Es aplicada, estudiada científicamente y por ello reconocida como una herramienta efectiva para aumentar la conciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés, la depresión, el dolor crónico, la conducta alimentaria, el trauma. Además de mejorar el bienestar general y la plenitud vital; la sexualidad, la creatividad, la conciencia, la memoria… En fin, los beneficios del mindfulness son muy variados y realmente interesantes.

No obstante, cultivar la presencia plena, o mindfulness, no es cosa de únicamente sentarse en un zafú y meditar, es más bien un estilo de vida. El Mindfulness no sólo algo algo a lo que aferrarse en momentos difíciles como si fuera una píldora mágica. De hecho, si nuestra energía y compromiso de practicar son bajos, será difícil generar una calma estable en el tiempo. O si nos forzamos a sentirnos relajados y ponemos expectativas en que algo ocurrirá, probablemente no ocurra nada, llegando a la conclusión de que “la meditación no funciona”, llegando a sentirnos muy frustrados.

Aquí puedes encontrar una charla que realicé con Laura Alejandra, compañera sobre cómo la práctica de la atención plena nos ha cambiado la vida.

 ¿Cuándo, dónde y cómo podemos empezar a practicarlo?

Podemos empezar a practicar Minfulness desde este mismo momento. Sencillamente, cierra los ojos y conecta con el ancla de tu respiración durante 3 respiraciones seguidas. Idealmente, el Mindfulness debería practicarse durante media hora al día, aunque se recomienda comenzar con sesiones más cortas, entre 5 y 10 minutos, para ir adecuando la mente a las nuevas sensaciones e ir construyendo poco a poco los nuevos estados mentales. Hay diferentes posturas para empezar a meditar, probablemente la más habituales son sentados o en flor de loto.

Si estás interesado o te apetece iniciarte en la práctica de la Atención Plena puedes contratar mis servicios presenciales y/o online para realizar las sesiones de Meditación.

Pinchando aquí podrás acceder a una meditación “body scan” guiada por mi:

Espero haber puesto claridad a tus dudas, un abrazo compasivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s